Mindfulness para afrontar el Estrés

Mindfulness nos permite restablecer el contacto con nuestros sentidos, aquí y ahora. Por lo tanto, dejamos de estar atrapados en el pasado o preocupados por el futuro y empezamos a “vivir el momento”, reduciendo nuestro estrés.

¿Cuando fue la última vez que te sentiste pleno, feliz y totalmente libre de estrés? Posiblemente la respuesta sea “No lo recuerdo”, o “Hace demasiado tiempo”, y es normal, ya que por muchos motivos el estrés se ha convertido en una enfermedad endémica, un aspecto inherente a nuestra vida cotidiana.

En realidad el estrés es una parte fundamental de nuestra vida, y así debe ser, pero entendiendo el estrés por definición psicológica: un estado de activación física y mental que nos permite afrontar los retos del día a día.

Por desgracia nuestra experiencia del estrés no es positiva, sino al contrario. Esto se debe por un lado a la excesiva carga de trabajo que la mayoría padecemos, a un entorno en permanente cambio que nos exige el máximo en todo momento, y a un mundo saturado de estímulos que nos impide mantener la concentración y encontrar la paz.

En nuestro frenesí diario todos pensamos demasiado, deseamos demasiado, exigimos demasiado, y olvidamos el placer de simplemente, vivir” – Eckhart Tolle

¿Cómo puede Mindfulness ayudarnos a superar este problema crónico?

Por un lado, Mindfulness nos sirve para concentrarnos en el momento presente, potenciando el efecto positivo del estrés, que al fin y al cabo busca optimizar nuestros recursos para afrontar las demandas de nuestro entorno.

Por otro lado, Mindfulness nos ayuda a vivir en el momento presente, meditando de forma serena sobre las verdaderas amenazas y oportunidades que nos rodean. A menudo los motivos que nos hacen sufrir ansiedad, o simplemente nos impiden disfrutar del presente, carecen de la entidad que subjetivamente les otorgamos. Mindfulness nos ayuda a ver las cosas desde un nuevo punto de vista.

Estudios sobre optimismo y la salud, confirman que no caemos presas del estrés a causa del acontecimiento estresante, sino de cómo lo percibimos y lo manipulamos.

Con Mindfulness aprendemos que los pensamientos no son más que pensamientos y nos enseña a aprender a mirar hacia ellos en vez de mirar desde ellos.

Otro motivo del estrés es el dolor físico, provocado por una lesión o enfermedad crónica, o el dolor psíquico, causado por la pérdida de un ser querido u otras experiencias vitales dolorosas. Mindfulness nos ayuda a aceptar las circunstancias de nuestra existencia, y a convivir con ellas por dolorosas que sean, ayudándonos a lidiar con la adversidad.

Tampoco debemos olvidar que muchas veces el estrés aparece por un deseo irracional, una pulsión que nos hace buscar el placer en forma de comida, compras compulsivas, etc. Estímulos que en general deberían ser una fuente de bienestar acaban por causarnos desazón y nos impiden llegar a un equilibrio. Mindfulness nos ayuda a fortalecer nuestra mente para ser capaces de no actuar por impulso, siendo conscientes de nuestras decisiones.

Tener conciencia de cada momento nos permite controlar el flujo de sucesos en el momento en que más predispuestos podemos estar a reaccionar de forma automática y a zambullimos de cabeza en la hiperexcitación, estrés y en los intentos inadecuados para hacerlos frente. Al tener conciencia del presente, podemos reconocer con facilidad esas agitaciones como lo que son: ideas, sentimientos y sensaciones. – Jon Kabat-Zinn

En nuestros cursos de mindfulness para el estrés oficiales proponemos una serie de actividades y prácticas de gestión para que cultives la calma y la conciencia y permitirte que la atención plena guíe tus actos y respuestas en tu vida diaria.

Suscríbete a nuestra newsletter y disfruta de todas nuestras ofertas

Mediante el envio de mis datos personales, confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

Suscríbete a nuestra newsletter y disfruta de todas nuestras ofertas

Mediante el envio de mis datos personales, confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.